Décimo quinta semana de embarazo

El bebé en la decimo quinta semana de embarazo

Durante la semana quince el bebé ya tiene un tamaño considerable que sigue en aumento, pudiendo alcanzar en estos días hasta  unos 80 gramos de peso, y medir de 14 a 16 centímetros. En esta semana se va formando la piel, que antes tenía un aspecto más fino y traslúcido.  Es a partir de estos días cuando la piel se engrosa y cubre las venas y arterias, adquiriendo un aspecto más saludable. Adquiere también una especie de capa protectora llamada lanugo que protege la piel final del niño. Esta protección desaparecerá poco antes de que el niño nazca.

La posición de la cabeza también comienza a enderezarse y ya no está tan pegada al pecho como antes. Es en esta etapa cuando la mayoría de los niños, si no lo habían hecho antes, comienzan a chuparse el dedo. Los ojos y las orejas ya están totalmente formados y casi tienen su aspecto definitivo, aunque los huesos siguen desarrollándose a pesar de que ta tienen un aspecto más evidente y en e caso de que el bebé tenga algún problema en lo que se refiere al conjunto óseo, a partir de esta semana ya se puede apreciar, al igual que también se pueden realizar pruebas para saber si el bebé tiene algún tipo de problema congénito o enfermedades como el síndrome de Down. Es recomendable realizar este tipo de pruebas a madres primerizas de a partir de 35 años, o con antecedentes familiares de problemas de este tipo.

La madre en la decimo quinta semana de embarazo

El aumento de peso en la madre es bastante evidente en esta semana, ya que el vientre va crece casi cada día, por lo que es normal que cada vez la ropa le quede más estrecha y se tenga que recurrir más a ropa pre-mamá. La cantidad de sangre que bombea el corazón de la madre es mucho mayor para poder proporcionar al niño el oxígeno que necesite.  A partir de esta semana, la madre también comenzará a notar movimientos del niño en su vientre. También es frecuente que la madre sufra constantes y bruscos cambios de humor de un momento a otro debido a las variaciones hormonales, siendo este síntoma uno de los más comunes.

Es muy bueno que en estas semanas la madre haga ejercicio, como andar, caminar, natación o yoga para embarazadas, pues evitará ganar más peso de lo normal y se mantendrá en forma, además de que el ejercicio es muy bueno para la preparación al parto. También le supondrá mucho menos esfuerzo perder peso tras el parto si su cuerpo ya está acostumbrado al hábito del deporte.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies