Vigésimo tercera semana de embarazo

El bebé en la vigésimo tercera semana de embarazo

En la semana 23 del embarazo el bebé comienza a adquirir un color de piel más natural, pues antes tenía una piel blanquecina y arrugada, que ahora va adquiriendo un tono natural a causa de la pigmentación que da coloración a su piel, y las arrugas irán desapareciendo durante las próximas semanas, aunque todavía se le notarán todas las venas. Se perciben mucho más los movimiento en tu vientre, durante casi todo el rato, pues aun estando dormido (que es bastante tiempo) tu bebé estará moviéndose: reflejos a causa de los sueños, estiramientos al despertarse de las siestas, etc. Su aparato digestivo y su aparato respiratorio ya están bien formados, aunque los pulmones no están completamente desarrollados aún (por esta razón a los bebés prematuros les cuesta respirar muchas veces). En cuanto a sus medidas, el bebé ya pesa alrededor de medio kilo y mide unos 27-28 centímetros.

La madre en la vigésimo tercera semana de embarazo

En cuanto a la mamá, tendrá la barriga cada vez más grande y redonda. Debido al exceso de líquido en tus tejidos, notará los tobillos y piernas cada vez más hinchadas, incluso los pies y los dedos de pies y manos. Muchas embarazadas comienzan a sufrir alrededor de estas semanas problemas relacionados con la sensibilidad gingival, por lo que es buen momento de visitar a tu dentista. Se trata de un síntoma bastante frecuente entre las embarazadas, pues tus encías sangrarán durante el cepillado, pero una vez tengas al niño, esta sensibilidad habrá desaparecido. También es normal que algunas embarazadas sufran dolores de cabeza en el segundo trimestre.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.