¿Qué puedo hacer para aliviar ese espasmo muscular en mi espalda?

Experimentar un espasmo muscular de espalda puede ser realmente doloroso, y en caso de padecer este problema de forma regular puede ser el momento de prestar atención a lo que tu cuerpo está diciendo.

El primer paso para aliviar el malestar es determinar la causa de ese espasmo muscular en tu espalda.

La mayoría de los espasmos en los músculos de la espalda baja ocurren debido a las siguientes razones:

Tus músculos están tratando de protegerse de la tensión muscular. Un espasmo en la espalda puede ocurrir después de cualquier tensión o lesión en los tejidos blandos – músculos, tendones o ligamentos – de la columna vertebral. Seguir las pautas generales de tratamiento y las recomendaciones de tu médico o fisioterapeuta puede ser suficiente para aliviar el dolor.

Los músculos tienen espasmos en respuesta a un problema anatómico subyacente. Si el espasmo en tu espalda no mejora en 1 o 2 semanas, o va y viene en la misma zona de la espalda, es posible que tengas un problema anatómico subyacente en la columna vertebral. Ejemplos de estos problemas incluyen:

  • Osteoartritis
  • Enfermedad degenerativa del disco
  • Estenosis espinal
  • Hernia de disco

En estos casos el dolor proviene del problema anatómico, y el músculo instintivamente reacciona al dolor y la inflamación mediante un espasmo. Si este es tu caso, entonces querrás buscar atención médica para tratar el dolor agudo y abordar la causa subyacente de tus síntomas.

Primeros auxilios para un espasmo muscular de espalda doloroso

Evitar Espasmos Musculares en Espalda
¿Cómo aliviar dolores de espalda por espasmo muscular?

Cuando tienes un espasmo muscular, el primer paso es obtener alivio inmediato del dolor y relajar el músculo. Algunos tratamientos eficaces incluyen:

Relajantes musculares

Estos medicamentos no se enfocan específicamente en los músculos, sino que tienen un efecto relajante general en tu cuerpo. Sólo se prescriben si hay dolor intenso/agudo, y para su uso a corto plazo. El Valium y el Flexeril son dos ejemplos de relajantes musculares.

Terapia de frío

La aplicación de hielo envuelto en una funda protectora o toalla sobre la zona dolorosa de la espalda es otra opción para aliviar el dolor agudo. La terapia de frío ayuda a reducir la inflamación local y por tanto, alivia el dolor.

AINE

Un medicamento antiinflamatorio no esteroideo puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Algunos AINEs de venta libre son el ibuprofeno (Advil, Motrin), el naproxeno (Aleve) y la aspirina. El paracetamol (Tylenol) es efectivo para abordar el dolor pero no la inflamación.

Calentadores y termoterapia

Aplicar una almohadilla de calefacción sobre la zona afectada puede traer alivio y calmar del dolor. Algunas personas notan que el calor les funciona bien, pero otras prefieren el frío. Incluso se plantea que la mejor opción es aplicar una combinación de ambas terapias, alternando entre frío y calor.

Nota: Para aprender más sobre este tema visita: espasmos musculares (causas, síntomas, tratamientos y remedios).

Si tu espasmo se ha producido como resultado de una lesión por sobreuso o tensión muscular, estas medidas te ayudarán a recuperarte en poco tiempo. Si el espasmo muscular se produce en respuesta a un problema subyacente en la columna vertebral, estos tratamientos te ayudarán a aliviar el dolor, pero deberás acudir al médico para abordar la causa y erradicar el problema de raíz.

Cualquiera que sea la causa del espasmo muscular en la espalda, es recomendable considerar la terapia física con un profesional para prevenir posibles recurrencias del dolor en el futuro.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.