Mala movilidad de la mandíbula

0

Mala movilidad de la mandíbula

Existen muchas consecuencias de tener una mala movilidad en la mandíbula, por ejemplo, sufrir de dolores de cabeza, mareos, dolores de cuello. Hoy hablaremos de este interesante tema. Son muchas las personas que acuden a una consulta médica por sufrir molestos dolores en la zona de la mandíbula y por contar con una continua sensación de chasquidos en esa articulación.

Si bien la mandíbula es una de las articulaciones que muchas veces olvidamos sus problemas con la movilidad puede generar distintos síntomas y consecuencias. Tener una correcta movilidad dependerá de distintos aspectos, entre ellos tener en buen estado a los huesos que forman la articulación, estos huesos tienen que estar en una posición correcta.

Tanto las cápsulas como los ligamentos no están sometidos a tensiones, es importante que puedan mantener sus funciones elásticas y de freno conservadas. El cartílago articular también tiene que estar en una buena posición y no tiene que sufrir de desgaste.

En relación a la musculatura no tiene que presentar tensiones que puedan alterar el conjunto descrito ni el rango de movilidad articular. Tengamos presente que los músculos son el motor en la movilidad de articulación.

Razones por las que se altera la movilidad

Existen diferentes razones por las que se puede alterar la movilidad de la mandíbula. Una de las causas más importantes es una malposición ósea articular, tanto la fosa temporal como el cóndilo mandibular se tienen que mantener en una posición concreta en la que encajen y estén centrados. Esto hará que el cóndilo ruede y se desplace cuando abrimos y cerramos la boca.

Cuando no existe un vínculo de encaje entre ambos huesos no se podrá desplazar de la manera adecuada, generando así dolor y bloqueo, en estos casos se verá limitada la movilidad por falta de congruencia

También puede existir otro problema denominado afectación ligamentaria o de la cápsula. Se trata de una patología reumática o traumatismo, estas estructuras se pueden ver inflamadas perdiendo así la capacidad elástica y limintándola.

Tratamientos para una mala movilidad de mandíbula

En el momento de realizar un correcto tratamiento es necesario poder identificar las causas de la afectación Por lo general el tratamiento debe tener un enfoque multidisciplinar desde la osteopatía, la fisioterapia y la odontologia, en el caso de que sea necesario. Así se podrá tratar todos los componentes de la articulación

Para ello mencionaremos diferentes pautas de tratamiento: recolectar y dar movilidad articular, relajar la musculatura, enseñar pautas al paciente para que puedan ayudar en un auto tratamiento con estiramientos y ejercicios en el caso de que sea necesario.

Es fundamental acudir a un profesional para hacer una valoración, un tratamiento y aconsejarle sobre qué trabajar para así maximizar el tratamiento.

Tratamiento odontológico

En algunos casos puntuales los expertos en la materia recomiendan la realización de un tratamiento odontológico. En estos casos será necesario la colocación de férulas de descarga y de separación articular. Esto favorecerá la recolocación y la cicatrización del menisco.

También se podrá corregir una mala oclusión pudiendo ser esta la causa de un descentraje articular y por eso se genera sufrimiento de la articulación y la afectación de la movilidad.

Si hay una mala oclusión y se lleva adelante un tratamiento de ortodoncia es aconsejable acudir al fisioterapeuta para así valorar la movilidad de los huesos del cráneo y de las cervicales altas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here