La alimentación de una mujer embarazada (Parte II)

embarazo, alimentos, acidez, nauseas, vómitos

Un artículo más en el que hablaremos acerca de los cuidados en la alimentación de las mujeres embarazadas. Recuerda leer la primera parte del mismo para tener aún más información.

Aquellos alimentos que tienen altos niveles de hidratos de carbono complejo, como las patatas, arroz, pan, legumbres se deberán comer de forma regular, ya que ayudarán a mantener un nivel apropiado de azúcar o glucosa en la sangre y llenan el estómago aliviando el malestar.

Evitar los alimentos dulces o alimentos que tengan altos niveles de grasas, picantes o condimentos. La preparación siempre deberá ser suave, sin olores fuertes ya que podrán acentuar las nauseas y los vómitos. Los alimentos fríos se toleran mucho mejor que los calientes, prepararlos al vapor o hervidos y no fritos.

Limitar el consumo de café que que estimula la secreción ácida por el estómago. Los expertos en la materia indican que el olor a café ya estarían generando este efecto.

Algunas medidas que también ayudan

Además de los consejos que te hemos dado hasta ahora existen otras pautas fáciles de seguir que también podrán ayudar.

  • Realizar un poco de ejercicio diario al aire libre.
  • Reposar algunos minutos después de cada comida.
  • Nunca tomar ningún tipo de medicación sin que el médico lo autorice.
  • No fumar, fumar incrementa la secreción de ácido del estómago, la cual genera nauseas.

Todo sobre la acidez o ardores en las embarazadas

La acidez sucede cuando la válvula o esfinter que se encarga de separar el estómago del esófago se relaja. Tengamos presente que el esófago es el conducto que se encarga de llevar los alimentos y los líquidos que son ingeridos, desde la boca y la faringe hasta el estómago.

El estómago genera secreciones ácidas cada día con el objetivo de ayudar a la digestión de los alimentos. Generalmente una pequeña cantidad de ácido pasa del estómago hacia el esófago mediante las cardias. Cuando el jugo gástrico y las enzimas digestivas refluyen de forma repetida hacia el esófago se genera la acidez y el esófago se irrita, incluso puede generarse una inflamación. En ciertas oportunidades se puede llegar a regurgitar un líquido que deja un sabor ácido o amargo muy desagradable. Estos síntomas pueden llegar a durar más de dos horas y se incrementan después de las comidas y se agrava cuando la persona toma una posición recostada o tumbada.

La acidez está presente en casi la mitad de las embarazadas, suele empezar en el tercer mes de gestación incrementándose en el tercer trimestre, debido a la presión del útero sobre el estómago, también actúa la progesterona, cuyos niveles aumentan en la gestación, que se relaja el músculo del cardias y se vuelve más lento el vaciado del estómago al intestino.

Cambios en la dieta y en el estilo de vida

Es necesario realizar algunos cambios en el estilo de vida y en la dieta de las mujeres embarazadas. Realizar comidas ligeras, frecuentes y de poco volumen, se tienen que realizar entre cuatro y seis tomas respetando los horarios y la cantidad de tomas.

Relajarse y comer despacio. Evitar ingerir alimentos que puedan llegar a irritar la superficie del esófago que se pude dañar por algunos condimentos y especias, frutas cítricas, zumos y platos con salsa de tomate y tomate.

Evitar los alimentos que provocan un retraso del vaciado gástrico como las bebidas con gas, bebidas alcohólicas, café, té, chocolate y alimentos con altos contenidos de grasas. Si alguna comida específica provoca molestias evitarla durante todo el embarazo.

Evitar la posición recostada inmediatamente después de las comidas. Espere a tumbarse hasta dos horas después de comer. Caminar para ayudar a que el jugo gástrico fluya hacia abajo por la gravedad.

Usar indumentaria no ajustada y confortable, sin cinturones. Tratar de no agacharse frecuentemente, especialmente luego de comer.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.