La importancia de las pruebas prenatales

La importancia de las pruebas prenatales

Las pruebas o exámenes prenatales le proporcionan, a la madre y al profesional, la información necesaria acerca de la salud del bebé antes de su nacimiento. Ciertos exámenes son rutinarios, estos ayudarán a determinar y evaluar el estado de salud. Durante la primera visita prenatal, el médico será el encargado de analizar varias cosas incluyendo signos de infecciones, problemas con la sangre, inmunidad a ciertas enfermedades como varicela o rubeola.

A lo largo del embarazo el médico podrá aconsejar realizar otros exámenes. Dentro de los tests más comunes sirven para detectar la diabetes estacional, síndrome de Down, VIH. También existen otras pruebas que dependerán de la edad, la historia clínica o historia familiar y los resultados de los exámenes rutinarios.

Podemos mencionar dos tipos de exámenes: de detección o pruebas de diagnóstico. Los exámenes de detección buscan posibles problemas de salud en la madre o en el bebé, evalúan los riesgo, pero no se encargan de diagnosticar los problemas. Si el examen de detección tiene un resultado anormal no hay que entrar en pánico, esto no tiene porque significar que hay un problema.

Un resultado de este tipo quiere decir que es necesario tener más información El médico o proveedor de salud podrá explicar el significado de los resultados y cuáles son los pasos que se deberán seguir. Podrá ser necesario someterse a pruebas de diagnóstico. Este tipo de pruebas buscan descartar o confirmar acerca de ciertos problemas de salud.

La madre decidirá si desea o no las pruebas prenatales, pero entre la madre y el médico podrán hablar de los beneficios y de los riesgos de los exámenes. El profesional indicará cuáles son los indicados para cada caso.

¿Qué son las pruebas prenatales?

Se trata de pruebas de diagnóstico o de cribado que permiten identificar los problemas de salud que pueden afectar a la mujer embarazada y/o al bebé antes de su nacimiento, algunos de los problemas que se detecten se podrán tratar, pero es importante hacerlo lo antes posible.

¿Para qué se hacen este tipo de pruebas?

Este tipo de pruebas se realizan en el primer, segundo y tercer trimestre de la gestación. En el caso de la mujer los exámenes podrán determinar aspectos importante de la salud que pueden llegar a afectar la salud del bebé, entre ellos: su grupo sanguíneo, si sufre diabetes estacional o diabetes del embarazo, si hay una anemia u otros problemas médicos. También se puede averiguar si la mujer es inmune a diferentes enfermedades o si tiene alguna enfermedad de transmisión sexual o cáncer del cuelo del útero o cervical.

En el caso de un bebé de proceso de desarrollo las pruebas prenatales tienen la capacidad de identificar: problemas de salud que son tratables y pueden afecta al bebé. Se pueden conocer algunas de las características del bebé como su sexo, tamaño, edad y la posición que ocupa dentro del útero. Además de conocer la posibilidad de que el bebé presente defectos de nacimiento, problemas genéticos u otro tipo de afecciones.

Ciertas pruebas prenatales son pruebas de cribado y solo muestran la posibilidad de que haya un problema. Otras pruebas prenatales son pruebas de diagnóstico, las que ayudan a determinar, con cierto grado de precisión, si el feto tiene algún problema específico. Tengamos en cuenta que una prueba de cribado puede ir seguida de una prueba de diagnóstico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.