ESTIRAMIENTOS, tipos y beneficios al estado físico

Los estiramientos forman parte de los ejercicios fundamentales que llevan adelante los fisioterapeutas para ayudar en la prevención de lesiones y recuperación de funcionalidad corporal. Estos ejercicios tienen como objetivo mejorar la elasticidad muscular, la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones. La realización regular de estiramientos también ayuda a mejorar la capacidad de elongación muscular y así obtener beneficios como:

  • Mejor preparación para el ejercicio físico.
  • Mejora en el flujo sanguíneo de los grupos musculares al terminar con una rutina de entrenamiento.
  • Prevención de contracturas musculares al relajar la zona.
  • Mayor potencia, elasticidad y fuerza en los grupos musculares involucrados.
  • Aumento de la velocidad y la coordinación de movimientos.

Los estiramientos no son todos iguales. De acuerdo al objetivo que se busque, hay distintas formas de hacer ejercicios de estiramiento muscular. Incluso hay estiramientos pensados para rehabilitación, mantenimiento muscular, mejora del rendimiento deportivo y recuperación tras jornadas de actividad intensa, por dar algunos ejemplos muy extendidos. En una diferenciación de los estiramientos de acuerdo con su forma de ejecución debemos hablar de los grupos de estiramientos estáticos y estiramientos dinámicos.

Los estiramientos estáticos

Se realizan con el cuerpo en reposo y hasta el límite de lo confortable. El músculo se estira en reposo hasta una posición determinada y se mantiene dicha postura entre 15 y 30 segundos. Los movimientos deben realizarse de forma lenta y en reposo para obtener una mejora en la relajación muscular, aumentando así la circulación de sangre y reduciendo de forma considerable la sensación de dolor.

Este tipo de estiramientos tienen un gasto energético menor, porque no hay trabajo por parte de la musculatura agonista. Los estiramientos estáticos, a su vez, se dividen en:

Estiramientos activos: donde se estira el músculo antagonista sin asistencia externa.
Estiramientos pasivos: el músculo se estira ejerciendo una fuerza externa (pared, silla, compañero).
Estiramientos isométricos: los músculos implicados hacen fuerza en contra del estiramiento, tensándose con el objetivo de reducir la tensión en los músculos.

Los estiramientos dinámicos

Este tipo de estiramientos se realizan con movimientos suaves, lentos y controlados, buscando permitir al cuerpo llegar a su punto máximo de amplitud. El objetivo de estos estiramientos es activar la musculatura, mejorar la elasticidad y ayudar a prevenir las lesiones deportivas.

El estiramiento se busca intentando involucrar de manera dinámica a las diferentes cadenas musculares De esta manera, además de conseguir estiramiento muscular, se estira el tejido conjuntivo que es el verdadero límite en nuestra movilidad.

Los beneficios de los estiramientos dinámicos también están relacionados con la temperatura corporal (que aumenta ayudando a prevenir lesiones), un mayor ritmo en el flujo sanguíneo y alcanzando una mejor preparación para el cuerpo previo a la realización de deportes o ejercicios de intensidad moderada o alta.

Los estiramientos son una parte fundamental tanto del comienzo de un ejercicio como del posterior ingreso al reposo. Se recomienda, luego de terminada la jornada de práctica o entrenamiento, estirar los músculos para ir llevándolos lentamente a las posiciones de exigencia normal. De lo contrario, un mal calentamiento puede terminar en lesiones que luego el fisioterapeuta deberá ayudar a revertir con diferentes técnicas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.