Como es la fisioterapia para el suelo pélvico

0

El suelo pélvico es una de esas partes del cuerpo que se suelen tener más que olvidados, hasta que tu médico o ginecólogo te dice que tienes que fortalecerlo.

suelo-pelvico

Cuando tenemos que fortalecer el suelo pélvico casi siempre suele ser después de un parto, debido a que hayamos tenido alguna lesión como un desgarro o una episiotomía, pues estos pueden alterar el funcionamiento de los órganos pélvicos y por ello puede causar perdida de orina, prolapsos o problemas durante las relaciones sexuales.

No obstante, aunque la causa del embarazo suele ser la más común, también puede surgir por levantar demasiado peso para nuestro cuerpo con el que no podemos, por la edad, la obesidad, el estrés, el ejercicio de alto impacto o por la menopausia.

En cualquier caso, lo bueno es que tiene solución.

Técnicas de fisioterapia para tratar el suelo pélvico:

Biofeedback electromiográfico:

Esta sin duda es la técnica más frecuente en todos los tratamientos de obstetricia, urología, proctología y ginecología. Un sofisticado equipo registra en un gráfico la función biológica del organismo, incluyendo la actividad de los músculos del suelo pélvico.

Con un aparato el profesional puede comprobar si el suelo pélvico realiza contracciones correctamente o no.

Electroestimulación muscular:

Con esta técnica se induce la contracción pasiva de la musculatura perineal y el esfínter uretral al aplicar una corriente eléctrica a través de la pared vaginal o anal.

Esta técnica junto con ejercicios de fortalecimiento hacen que se mejore muchísimo, pero para ello hay que trabajar duro con tablas de ejercicio eficaces.

Ultrasonidos o termoterapia:

Esta técnica lo que hace es aumentar la temperatura en los tejidos profundos lo que aumenta su capacidad de regeneración. Lo bueno de este proceso es que, además, reduce la inflamación y el dolor.

Técnica miofascial:

Está técnica se realiza de manera manual y se centra en las estructuras miofasciales que repercuten en las estructuras a nivel local y también sobre las neuromusculares, lo que permite reducir o eliminar el dolor.

Ejercicios fisioterapia:

Además, de las técnicas anteriormente mencionadas lo más común es que nos manden a realizar a diario algunos ejercicios como pueden ser:

Ejercicios de kegel:

Estos ejercicios implican la contracción y relajación de los músculos que controlan la orina. El mejor momento para practicarlo es cuando vamos al baño, pues se deja salir la orina y tenemos que interrumpir el flujo. De esta manera los músculos se ponen firmes y se desplazan hacia arriba.

Masaje perineal:

En este caso tendremos que masajear la zona perineal con aceite de almendras en el preparto pues es importante para reforzar y mejorar la elasticidad de la musculatura, y conseguir así una recuperación más rápida después de dar a luz.

Bolas chinas:

Por último, es muy probable que nos manden a realizar diferentes ejercicios con las bolas chinas, en este listado puedes encontrar las mejores respecto a calidad/precio:

Última actualización: 20 octubre, 2020 12:23

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here