Fascitis plantar

Muchos son los términos médicos que desconocemos, por lo tanto recurrimos a diversas fuentes de información para saber de qué se trata cierto tratamiento, enfermedad o medicina que se nos recomienda. En esta ocasiones hablaremos un poco sobre la Fascitis plantar, en qué consiste y como se puede obtener mejoría.

¿Qué es la Fascitis Plantar?  La fascitis plantar es la inflamación que se presenta en la banda de tejido elástico que se ubica por debajo de los dedos exacta mente entre el calcáneo y la zona metatarsal. A ese tejido se le conoce como Fascia plantar.

Este pequeño tejido es el que permite, entre otros mecanismos del pie, caminar, y devolver o absorber la energía al momento te pisar el suelo. Además, controla y protege los metatarsianos para que no haya flexión dorsal en los dedos.

fascitis plantar

¿Es algo común?

Sí. Al alcanzar los 45 años de vidala población no deportista suele sufrir de este mal, aunque en ocasiones es normal ver la aparición del mismo en pacientes jóvenes habituados a una actividad física o deportiva constante.  Es más, según muchos estudios, se estima que el 10% de la población mundial, puede llegar a sufrir la fascitis plantar.

Ya que se presenta en forma de dolores en el área del pie, puede que no se le preste mucha atención al asociar dicho dolor con la actividad física. Sn embargo, hay ciertas diferencias entre estos dolores.

Por ejemplo, uno de los síntomas de la fascitis plantar más común es el  dolor que se produce  en la zona interna del talón que lejos de ser leve o desesperante, simplemente es intenso. Sin embargo, a diferencia de cualquier otro dolor por actividad, este se presenta incluso en momentos lejanos al tiempo del ejercicio.

Un caso puede ser al levantarnos de dormir, esta es una de las señales que deben llamar nuestra atención pues la fascitis plantar suele manifestarse con ese dolor intenso luego de una noche de descanso, no nos despertaremos con el dolor pero si lo sentiremos al dar los primeros pasos luego de despertar.

Esto se debe a que durante la noche la fascia se acorta por el reposo, pero al dar los primeros pasos requiere un poco más de fuerza la cual aplica para la tracción; sin embargo, el dolor disminuye poco a poco con el movimiento.

Si sufre de este problema, es probable la fascitis plantar está presente. Por el momento no será muy incómodo pues la molestias disminuirá poco a poco cada mañana; pero llegará un punto e el cual será un limitante para la vida normal de cualquier persona acostumbrada a camina, y por lo tanto no debemos descuidarnos al percibir los primero síntomas.

Diferencias con otras dolencias

Al compararse con otros tipos de molestias o malestar en el pie, la fascitis se parece a dichas patologías. Por ejemplo, el espolón calcáneo se manifiesta al mantener una tracción entre la fascia y el calcáneo, si no se trata deriva en el espolón calcáneo. Pero en su fase inicial es muy similar a la fascitis plantar.

Esto nos muestra que si bien hay similitudes, no se puede seguir el mismo tratamiento para todo, pues recordemos cada enfermedad clasificada, afecta de una forma específica a una parte del organismo y eso es lo que la diferencia de otros males.

Es por esto que debemos determinar la enfermedad que nos afecta, como ya hemos mencionado, el destensar la fascia, puede disminuir la inflamación o el dolor; sin embargo, ciertos factores mantendrán latente la probabilidad de sufrir de fascitis.

Por dichas similitudes con otras, es necesario realizar un diagnóstico con prontitud. Esto es particularmente importante pues las acciones que se tomen para lidiar con la fascitis serán más efectivas en las etapas iniciales del problema, además se pueden obtener resultados a corto y mediano plazo al ser regular con dichos tratamientos de forma adecuada.

Formas de tratar la Fascitis Plantar

Existen diversos tratamientos y ejercicios para tratar la fascitis plantar, pero también hay ciertas recomendaciones que se pueden seguir para lidiar con el problema. En la mayoría de los casos, la tensión generada en la fascia es consecuencia de la forma del pie.

Determinar este factor puede ayudar a establecer ciertos patrones de actividad y medidas según la intensidad del problema. Muchas personas optan por simplemente esperar que el problema se solucione y el dolor disminuya, pero esto puede ocasionar que el dolor sea latente pues en su fase aguda la inflamación de la fascia puede reaparecer cada vez que se vuelve a realizar actividad física.

Realizar ciertos ejercicios puede ayudar a aliviar los síntomas en la fascitis al fortalecer, estirar y liberar la fascia de la tensión generada por diversas circunstancias.

Pero cuando los casos no son tan fáciles de manejar, es momento de recurrir a un profesional, por ello el tratamiento de la fascitis plantar en la Clinica Luis Salvador le otorgará el alivio que busca gracias a las técnicas de atención medica que proporcionan.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.