Fisioterapia y la hemofilia 1ª parte

Muchos profesionales de salud aún siguen sin conocer el importante papel de la fisioterapia en el tratamiento de la hemofilia. Los problemas músculo esqueléticos que causan las hemorragias repetidas pueden ser aliviados dentro de nuestro campo de acción. Un correcto tratamiento rehabilitador puede restaurar la independencia del paciente y la capacidad funcional y, por consiguiente, aumentar su calidad de vida.

La hemofilia es una hemorragia, enfermedad hereditaria ligada a la monogénica recesiva y al sexo. Es causada por la deficiencia de los factores de coagulación de la sangre VII o IX. Esta deficiencia provoca hemorragias que pueden ser tanto cerebral – que son las peores – y / o músculo esqueléticas, que tiene más efectos secundarios. Es en estos casos de lesiones músculo-esqueléticas un tratamiento de rehabilitación puede ofrecer soluciones considerable. La hemofilia, como todas las enfermedades, se pueden tratar mejor si se mira desde un punto de vista un multi-disciplinar y las formas de la fisioterapia, una parte esencial del equipo se da cuando se combina con el tratamiento hematológico conveniente.

Las lesiones músculo-esqueléticas más comunes por causa de la hemofilia son hemartrosis, sinovitis y hematomas musculares. El paciente termina sufriendo una artropatí­a hemofí­lica y, en consecuencia, todos los problemas funcionales y de invalidez que esto conlleva. Hemartrosis (presencia de sangre intra-articular) es frecuente en los codos, tobillos y rodillas. Su etiologí­a puede ser traumatológica o espontánea (sin una causa aparente), y su gravedad por lo general depende de la intensidad del traumatismo. Esta acumulación de sangre intra-articular provoca una hipertrofia de la sinovial, que tiende a conducir a una nueva hemorragia. En la gran mayorí­a de los casos de este episodio hemorrágico provoca una sinovitis hemofí­lica. En las reiteradas hemorragias el hierro de deposita en las articulaciones, lo que genera una inflamación de la sinovial que causan cambios fisiológicos en el momento. Consecuencia: una alteración de la nutrición de los cartí­lagos y la posibilidad de nuevas hemorragias. Otra lesión frecuente son los hematomas musculares. Las hemorragias que se sufren continuarán hasta que la presión intramuscular sea igual a la presión intravascular de los vasos lesionados. Si la cantidad de sangre es superior a la capacidad de absorción de los fagocitos, la sangre se encapsula y forma un quiste. Este quiste puede evolucionar y convertirse en un pseudo tumor hemofí­lico que pueden invadir y dañar los tejidos cercanos o convertirse en un absceso.

———————————————————————————————-
FisioterapiaADomicilio.net, junto con FisioStar, Salud 5 Estrellas.
Noticias, Artí­culos, Ví­deos y Toda la Información sobre Fisioterapia y Salud.
——————————————————————————————————————
VISITA OTRAS WEBS DE INTERí‰S:
Educacion y Actividad Fí­sica / Deporte de Pádel / Directorio de Fisioterapeutas
Descargar Manuales / Psicologí­a y Autoayuda / Música y Letras de Canciones

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.