Pasos simples para aliviar el dolor de espalda baja

En las primeras etapas del dolor de espalda baja, el alivio a menudo se puede lograr mediante la realización de algunos ejercicios simples de estiramiento o con un suave masaje.

Alternativamente, podrí­as tratar utilizando bolsas de hielo y calor, esto ayudará a reducir la inflamación, y reducir los espasmos musculares.

Si con frecuencia se experimenta dolor de espalda baja, el alivio se puede lograr de varias maneras, siendo las dos principales a través de cualquiera de los ejercicios recomendados para esta situación o tomando antiinflamatorios.

Los medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno se pueden comprar fácilmente sin receta en su farmacia local, o bien, tu médico puede recetarte algo más fuerte.

Tomar la medicación prescrita durante largos perí­odos de tiempo no es muy recomendable para reducir el dolor de espalda, ya que algunos de estos medicamentos pueden ser adictivos, o tienen efectos secundarios.

Hay algunos excelentes productos naturales disponibles, que están orientados a reducir el dolor y algunos son extremadamente eficaces. Cualquier producto natural debe ser tu opción preferida de analgésico o anti-inflamatorio sobre los medicamentos recetados, sin embargo debes tener en cuenta que los productos antiinflamatorios o analgésicos no son una cura para el dolor de espalda, sino que te brindan solamente un tiempo de alivio.

A fin de eliminar el dolor de espalda y prevenir incidentes en el futuro deberí­as tener en cuanta la introducción de un programa regular de ejercicios aeróbicos de bajo impacto y el fortalecimiento de esta zona del cuerpo.

Los mejores ejercicios aeróbicos para un rápido y eficaz alivio de dolor de espalda baja son la bicicleta estacionaria (fija) y la natación.

Los movimientos suaves de estos dos ejercicios hacen que la sangre fluya a través de los músculos, aumentando la flexibilidad en la espalda baja y liberando endorfinas en el torrente sanguí­neo. Deberás realizar cualquiera de estos ejercicios durante unos 20 o 30 minutos al dí­a, de hecho te harán sentir mucho mejor, por no hablar de los beneficios globales para la salud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.