Consejos para un BUEN ESTIRAMIENTO

El estiramiento es una parte muy importante del ejercicio, ya que permite recuperar las fibras musculares después de una jornada de entrenamiento intenso. El estiramiento implica una serie de movimientos especialmente útiles para evitar el endurecimiento y el agarrotamiento de los músculos que puede ocurrir luego de un ejercicio intenso sin el correcto estiramiento posterior.

Si bien todas las personas que hacen ejercicio reconocen como necesario el dedicarle un tiempo al estiramiento, hay mucha gente que sigue sin hacerlo porque prefieren apresurarse. Incluso hay un gran número de personas que hacen ejercicio que hacen estiramientos de forma errónea. Por eso, y buscando evitar las lesiones y mejorar el estado físico en general, hoy abordaremos algunas recomendaciones para las correctas tareas de estiramiento.

El error más habitual: forzar los movimientos

Al estirar de forma errónea solemos forzar otras partes del cuerpo, esto termina deteriorando el estado muscular en vez de cumplir con el objetivo de optimizar el estado muscular general. Este error tan habitual es fácilmente corregible, se trata de tomar ciertos recaudos antes de comenzar con el estiramiento y tener siempre en cuenta que estamos ante una instancia de aclimatación para el ejercicio que vamos a realizar o para volver al estado habitual después de una jornada de entrenamiento.

Lento pero seguro

El estiramiento debe realizarse a paso lento y sosegado, evitando forzar posturas que a la larga terminan dañando otras partes del cuerpo. El estiramiento no tiene que doler, en caso de que haya dolor, es porque estamos haciendo incorrectamente alguno de los movimientos.

Es primordial saber aplicar las posturas adecuadas para cada movimiento a realizar, y tomar en cuenta la constitución física y la forma corporal de cada uno. Conocer nuestros límites nos ayudará a saber hasta dónde podemos exigirle a nuestro cuerpo, sin lastimarlo. Bajo ninguna circunstancia se debe forzar o hacer movimientos antinaturales. El estiramiento no es más que estirar el músculo que previamente estuvimos trabajando, pero mediante movimientos naturales que ayuden al cuerpo a recuperar su elasticidad natural, por eso no se trata de movimientos antinaturales o que fuercen el músculo,

Una vez que ya sepamos cuáles son las posturas para estirar, hay que relajar la zona del cuerpo que estamos trabajando. No sirve intentar estirar si los músculos siguen tensionados, lo que buscamos es relajarlos y permitir que las fibras elonguen en toda su intensidad. Por eso las posturas tienen que ser sencillas, e incluso hay máquinas que nos ayudan a posicionar el cuerpo de tal forma que los agarres facilitan soltar al máximo las articulaciones y los músculos para resultados óptimos en la fase de estiramiento.

Otro consejo a tener en cuenta es que el estiramiento no es solamente un complemento al ejercicio, sino que forma parte del correcto trabajo muscular. Una buena salud en tus músculos depende de que puedas hacer bien los ejercicios intensivos y los estiramientos de relajación. Por eso es que hay que entrenar también el estiramiento, para evitar movimientos forzados que generen lesiones o llevar tensiones no liberadas a otras partes del cuerpo por realizar mal la fase de estiramiento.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.