Ser padres y fumadores

La cosa cambia mucho cuando se es fumador viviendo solo, a cuando se es pero se tiene una familia, y sobre todo se tienen niños pequeños, y es que si de por sí­ sufren los fumadores pasivos la nicotina, si es un bebe el que la inhala, los efectos son mucho mayores, agravándose aun más, si el pequeño duerme en la misma habitación que los padres fumadores, y es que el ambiente está cargado de nicotina, lo que hace que las consecuencias en los pequeños aumenten.

La mejor recomendación que podemos dar acerca de este tema, aparte de dejar de fumar, ya que así­ no se convierte a la familia en fumadores pasivos, y sobre todo se cuida en la salud del bebé, es en fumar fuera de casa, así­ el ambiente estará menos cargado, ya que aunque ventilemos las habitaciones y toda la casa, el aire no le limpia completamente, por lo que sigue habiendo sustancias en el aire.

Los fumadores pasivos prematuros corren mucho más riesgo de muerte súbita, así­ como de contraer otras enfermedades, como son la neumoní­a, asma y otitis son muy comunes también.

Además de pensar en nuestra propia salud a la hora de dejar un cigarrillo, debemos de hacerla pensando en la del bebé, y es que él es el que más sufre cuando encendemos un cigarrillo, por eso debemos de pensar en él e intentar dejar de fumar, sobre todo cuando está cerca de nosotros, para no dañar su salud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.