Enfermedades traumatológicas que pueden ser causa de incapacidad permanente

0

En el mundo laboral, existen una serie de enfermedades de origen traumatológico, que pueden derivar en la baja y en la declaración de una incapacidad permanente. Si bien oficialmente no hay un listado de cuáles son estas enfermedades, existen una importante cantidad de patologías que suelen estar asociadas a la declaración de incapacidad laboral. Si quieres algo muy completo, puedes ver la lista completa de enfermedades aquí, en el artículo de hoy exploraremos un poco cuáles son y cómo debemos actuar en caso de sufrir alguna de estas patologías.

Enfermedades traumatológicas que pueden causar incapacidad permanente

¿Cómo se reconoce la incapacidad?

Un error muy extendido, es el de creer que la enfermedad por sí misma, indica la incapacidad. En realidad, lo que se evalúa es cómo la patología o lesión crea limitaciones en las posibilidades del trabajador. A partir de allí es que se determina el grado de incapacidad de cada individuo.

La incapacidad va precedida por una baja médica, y es importante destacar que a veces, no solamente se generan grados de incapacidad por enfermedades, sino también por lesiones físicas por la práctica deportiva. Existen diferentes dolencias como la lumbalgia, las patologías de hombro, codo, pie o rodilla, e incluso accidentes que generan daños traumatológicos que desencadenan un grado parcial o total de invalidez.

¿Cuáles son las patologías más habituales a la hora de determinar una incapacidad?

Lumbalgia

La incapacidad ocasionada por la lumbalgia puede ser permanente total o permanente absoluto.  Se origina principalmente por esfuerzos lumbares, ocasionados por trabajos con cargas de peso en situación de esfuerzo o un estado de sedentación prolongado.

Patologías de manos

Las patologías de manos tienen diferentes grados, pudiendo ser permanente parcial, permanente total o permanente absoluta. Se evalúan niveles de pérdida que van desde el control de un dedo solo hasta los niveles más elevados que incluyen la amputación total de una extremidad cuando la gravedad de la patología o el accidente lo requieran.

Patologías en hombros, codos, caderas o pies

Cuando un médico otorga la baja por una incapacidad, ya sea por accidente o enfermedad, se analiza el nivel de compromiso del organismo. Por eso, en patologías que afectan hombros, codos, caderas o pies, hay distintos niveles de incapacidad que se pueden originar a partir de golpes, lesiones, malos movimientos o condiciones preponderantes en el cuerpo del paciente.

Incapacidad por síndrome de cola de caballo

El síndrome de cola de caballo es una enfermedad que ocasiona grande dificultades para caminar o estar mucho tiempo sentado. La incapacidad a partir de esta enfermedad es una secuela que se manifiesta con una gran incompatibilidad para desarrollar la mayoría de las actividades laborales en el mundo actual.

¿Y las lesiones deportivas?

La baja por accidentes deportivos es muy importante, porque garantiza que la seguridad social siga cubriendo al trabajador durante el tiempo que esté fuera de su puesto de trabajo. Los accidentes que ocurren fuera del trabajo, muchos de ellos en la práctica deportiva con amigos, se trabaja de manera diferente, sea con la seguridad social o la mutual.

La baja se obtiene con un certificado médico que garantice que no puedes realizar tu trabajo en forma normal, y se gestiona a través de la aseguradora de la mutual. Los autónomos lo tienen más difícil, ya que cada día que no trabajen, implica menos cantidad de ingresos.

De todas formas, teniendo en cuenta las múltiples enfermedades que pueden generar incapacidad, hay destacar que existen profesionales dedicados a ayudarte a resolver cada duda y procedimiento para asegurarte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here