Hongos en los pies, la pesadilla del verano

Esta época se convierte en la más peligrosa para sufrirlos.

Lo peor de los hongos no es ya tanto su aparición como lo dificil que resulta eliminarlos. Aparecen en los pies y en las uñas, viven gracias a un huesped, y sobreviven gracias del calor y a la humedad. En el cuerpo humano aparecen por problemas de higiene (de la persona o del lugar), bajas defensas, etc. Las piscinas de verano, por ejemplo, son zonas de riesgo para contagiarte de ellos debido al inmenso número de personas que las visitan y las condiciones del lugar.

La infección la facilitan otros agentes externos como zapatos que no transpiren, cortar mal las uñas, no secarse bien entre los dedos o pequeñas heriditas. En la planta del pie aparecen grietas o eczemas mientras en las uñas se ponen amarillas, se levantan un poco sobre el dedo, y en el interior aparecen unas manchas que se comen la queratina y se van extendiendo. Algunas veces se pasan al resto de las uñas por eso es tan importante tener cuidado.

La afección más común de estos hongos veraniegos se conoce como onicomicosis. Existen hasta 5 tipos diferentes, en los casos más graves pueden llegar a dolor.

Una vez que ya se sufren la higiene adquiere aún más importancia. No sólo para evitar traspasarlo a otras partes de tu cuerpo sino para evitar el contagio de otras personas. Hay que lavar la zona con frecuencia y secar con una toalla exlusivamente para esa parte. Hay que utilizar el tratamiento correcto el tiempo necesario y no saltarse nada. En el caso de las uñas, para cortar la uña infectada se debe utilizar un instrumento diferente al usado para cortar las otras.

Se debe elegir un calzado adecuado, intentar que transpire lo máximo. En piscina utiliza siempre chanclas y en las duchas de las mismas o vestuarios también. Nunca se debe ir sin nada en los pies, tanto en prevención como en recuperación.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.