Medicamentos y cirugías para DESGARROS MUSCULARES

En nuestra tercera nota sobre el abordaje de desgarros musculares llegamos a la etapa de recuperación y tratamiento de desgarros moderados y graves. En caso de que la recuperación en casa no sea suficiente porque estamos ante un desgarro más complejo, entonces necesitamos seguir las indicaciones de un médico especialista que nos puede indicar diferentes acciones, desde medicamentos hasta cirugías o sesiones de fisiotereapia.

Medicamentos para curar un desgarro muscular

Los analgésicos de venta libre, como puede ser el paracetamol o el ibuprofeno, ayudan a aliviar el dolor leve o moderado. Cuando el nivel de la lesión es grave o agudo el médico de cabecera puede recetar analgésicos un poco más fuertes. Además de ayudar en la reducción del dolor, los analgésicos pueden reducir la inflamación y la hinchazón originada por un desgarro. Es muy importante que los pacientes lean el prospecto para entender el funcionamiento de una medicamento y hacer todas las preguntas necesarias a tu doctor para entender cómo funciona el remedio en nuestro organismo.

Cirugía

Cuando la lesión es grave, es posible que el médico recomiende la realización de una cirugía. Este tipo de operaciones son realizadas para la reparación de un músculo o ligamento desgarrado. Posteriormente a una cirugía, es muy importante seguir las indicaciones de tiempos de reposo y recuperación.

Fisioterapia

En caso de lesiones graves o reiteradas, el médico puede recomendar la realización de sesiones de fisioterapia para conseguir una correcta recuperación de la zona afectada por el desgarro. Su trabajo es el de desarrollar un programa de ejercicios que ayude en la rehabilitación. Los ejercicios irán fortaleciendo y estirando de manera gradual los músculos.

El nivel y la intensidad de los ejercicios dependen estrictamente del nivel de la lesión y la reiteración o gravedad del daño en el tejido. Además de los ejercicios, el fisioterapeuta también puede requerir la utilización de máquinas y técnicas específicas diseñadas para mejorar el rendimiento y la situación de los músculos lesionados.

Antes de volver a realizar actividad física, es importante dejar que el músculo desgarrado sane por completo. De lo contrario es más probable que vuelvan a aparecer lesiones. En el caso de los desgarros, si la lesión se repite de manera continuada, puede que estemos ante una complicación mayor. Por eso es importante realizar de forma adecuada la recuperación de este tipo de lesiones.

¿Cómo prevenir un desgarro muscular?

A la hora de evitar estas lesiones, los expertos en fisioterapia y entrenamiento deportivo recomiendan una correcta sesión de calentamiento previa al ejercicio intenso, y un correcto enfriamiento al terminar. De esta forma, el cuerpo se adapta a los diferentes niveles de intensidad sin que el músculo se vea forzado. También es importante hacer ejercicios cardiovasculares que ayudan a mejorar la situación general del cuerpo de cara al entrenamiento físico intenso.

Con esta pequeña guía que hemos ido desarrollando, quedan cubiertos los aspectos fundamentales del desgarro muscular, sus orígenes, síntomas y tratamiento. Recuerda siempre contar con el diagnóstico acertado de un médico especialista para garantizar un buen trabajo de recuperación para estar en óptimas condiciones antes de volver a realizar actividades que pueden poner en riesgo tu estado físico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.