5 consejos de ergonomía para una BUENA POSTURA

La correcta postura y ergonomía es un factor fundamental para la salud en su conjunto. Múltiples dolores y situaciones irritantes del día a día suelen estar, en un amplio número de personas, relacionadas con una mala postura. Por ese motivo, y pensando en brindar información y conciencia al respecto, hoy abordamos algunos consejos prácticos para mejorar la postura y la ergonomía de forma sencilla.

 

1. Identifica las señales en el dolor de espalda

A la hora de identificar si el dolor de espalda proviene de una mala postura, tenemos que estar atentos a las señales que nos da nuestro cuerpo. Por ejemplo, dolores que aparecen repentinamente tras pasar mucho tiempo en una posición específica, dolores repentinos que aparecen cuando hacemos un trabajo nuevo o dolores que empiezan en el cuello y se irradian hacia las extremidades y el resto del cuerpo, esos son indicadores de que el origen de nuestro dolor subyace en una mala postura. Al identificar el origen, es más sencillo trabajar para revertir las consecuencias negativas y corregir la postura.

2. Aumenta la conciencia ergonómica en ambientes cotidianos

La mayor parte de las veces, nuestros problemas de postura nos acompañan durante el día a día. Por ese motivo, es importante identificar los momentos en los que tenemos una postura contraproducente. Una buena manera de ir combatiendo estos dolores es personalizar el espacio de trabajo, nuestro coche y nuestra casa. Así, podremos tener mayor conciencia y cuidado sobre nuestra postura en las tareas cotidianas. Si bien esta tarea requiere tiempo, es posible ahorrarse horas de médicos y tratamientos con un poco de conciencia sobre como es nuestra postura diaria.

3. Haz actividad física

Una excelente opción para mejorar la postura y evitar las lesiones es practicar deportes. Llevar adelante actividad física de manera regular, sea nadar, caminar, andar en bicicleta o salir a correr, son actividades que mantienen sano el organismo. Realizando ejercicios de estiramiento podremos tonificar músculos y prevenir las lesiones que suelen aparecer por movimientos bruscos de músculos poco tonificados.

4. No te quedes quieto

Mientras más tiempo pasamos en una misma posición, peor para nuestra espalda. Los músculos se tensan y es entonces cuando estamos más propensos a las lesiones y a los dolores musculares. Se recomienda cambiar de posición cada 30 minutos y hacer estiramientos o caminar un poco cuando estamos realizando tareas repetitivas o en una posición estática. En trabajos de oficina, donde se pasa muchas horas frente al ordenador, esto es casi una obligación para evitar dolores de espalda.

5. Mantén el cuerpo alineado

Ya sea que estés sentado o de pie, para una correcta postura hay que distribuir adecuadamente el peso corporal. Para alinear el cuerpo estando sentados, alinea las orejas, hombros y cadera en una línea vertical. Eso sí, cualquier posición sentada prolongada en el tiempo puede ocasionar fatiga. Evita inclinarte hacia los lados, cruzar las piernas y encorvar los hombros hacia adelante. Tampoco hay que inclinar la cabeza.

Estos son solamente algunos consejos que te pueden ayudar a tener una mejor postura y a mejorar la calidad de vida de forma notable. Hay que recordar que a partir de los dolores de espalda se desprenden otras dolencias y por eso es tan importante mantener la ergonomía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.