CONDROMALACIA Rotuliana [Síntomas, Tratamiento y RECOMENDACIONES]

¿Qué es la condromalacia rotuliana?

La condromalacia rotuliana es una enfermedad que se caracteriza por la degeneración de la superficie del cartílago que se encuentra por debajo de la rótula.

La Condromalacia rotuliana ó dolor de rótula (“síndrome patelofemoral” para los médicos), tiene su causa principal en un desgaste del cartílago interno que cubre las superficies articulares, por un rozamiento más de lo normal, de la cara interna de la rótula con los cóndilos  del fémur.

CAUSAS que provocan la Condromalacia

Aunque es más frecuente en adolescentes, aparece también en adultos jóvenes relacionada con sobrecargas, desequilibrio de la musculatura extensora y problemas en  la posición de la rótula.

¿Cuáles son los motivos por los que se puede generar una condromalacia rotuliana?

Este síntoma puede generarse a partir de una una lesión aguda de la rótula o mediante la fricción crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. Cuando la rodilla está en un ángulo de 90 grados de flexión es cuando la rótula sufre mayor desgaste.

Además, existen diversos factores que predisponen al padecimiento, tales como traumas, sobrepeso, sinovitis, rótula alta, subluxación, anomalías congénitas de la rótula…

Recomendaciones para la CONDROMALACIA Rotuliana
Recomendaciones para la CONDROMALACIA Rotuliana

SÍNTOMAS de la Condromalacia

Los síntomas que son dolor de rótula aumentan después de estar sentado durante un tiempo prolongado, y empeoran al subir y sobre todo al bajar escaleras, en la que los pinchazos se asocian a la sensación de presión ó aumento del rozamiento de la rótula.

¿Cuáles son los síntomas comunes de la condromalacia rotuliana?

Los síntomas más comunes son:

  • malestar alrededor o detrás de la rótula,
  • dolor de rodilla en la parte delantera cuando se está demasiado tiempo sentado,
  • dolor al subir cuestas y escaleras y al levantarse de una silla,
  • sensación de rozamiento y fricción cuando se estira la rodilla.
  • También puede ir acompañado de crujidos o chasquidos al tacto.

Un signo determinante de esta patología es que al presionar la rótula teniendo la pierna extendida y contraer el cuádriceps se siente un fuerte dolor.

Las radiografías normalmente son normales, aunque son recomendables para descartar otras patologías como posible fisura de rótula por traumatismo. Además las nuevas técnicas radiográficas permiten una vista especial de la rótula que sirven para evidenciar posibles signos de artritis o de posicionamiento (desalineación).

TRATAMIENTO para la Condromalacia Rotuliana

Recomiendo un reposo temporal en la fase aguda cuando la rodilla está inflamada y hay impotencia funcional (no se puede hacer actividad física).

Se debe limitar la flexión de la rodilla, teniendo en cuenta que a mayor flexión mayor rozamiento, evitando aquellas posturas que impliquen flexión total de la misma como estar de rodillas ó en cuclillas.

  • Tonificación de faja abdominal (lumbares y abdominales)
  • Tonificación del tren inferior: Cuádriceps (Vasto interno) e Isquiotibiales: Determinante es el fortalecimiento del cuádriceps sobre todo del vasto interno, y el trabajo de elasticidad de la musculatura isquiotibial, gemelos y del propio cuádriceps.
  • Ejercicios de estiramiento, ya que si hay una descompensación entre agonista y antagonista podemos provocar asimetría de la espalda y consecuentemente desalineación de la rótula.
  • Si existe inflamación: AINES: Con respecto a la administración de medicamentos antiinflamatorios mejor ibuprofeno o ácido acetilsalicílico que pueden ayudar a aliviar el dolor, pero lo más efectivo es la crioterapia.
  • Crioterapia (3-4 veces al día) 15 min: El hielo lo es lo más eficaz para bajar la inflamación, y por ello hay que aplicarlo siempre después de cada actividad física.
  • Ultrasonido pulsátil.
  • Tens.
  • Onda corta.
  • Propiocepción en terreno estable e inestable.
  • Desequilibrios en sedestación con pelota.
  • Vendaje para realinear la rótula.

La condromalacia rotuliana generalmente mejora con la rehabilitación, sobre todo con el cuidado de la higiene postural (evitar flexiones profundas) y con el fortalecimiento del vasto interno del cuádriceps, realizando solamente los últimos 30º de la extensión de la rodilla, es conveniente trabajar en este arco de movimiento con isométricos (manteniendo la contracción del cuádriceps) y excéntricos, (frenando el movimiento) lo que permite mejorar la alineación de la rótula y por ello se dice que es “el mejor seguro de la rodilla”. Una buena forma de hacerlo es en casa sentado ó en la máquina de gimnasio “ leg extensión”.

El periodo de recuperación es de 2 a 6 meses, por lo que una vez el paciente note mejorías, debe empezar a realizar actividades libres como andar, correr (por superficie blanda), montar en bicicleta (elevando el sillín para evitar excesiva flexión), golf… y todas aquellas actividades que no le supongan estrés y presión a la rótula.

Por lo tanto, se deben evitar deportes que impliquen cambios de dirección y/o frenadas bruscas, tales como: Fútbol-sala, baloncesto, esquí, tenis, padel… También ejercicios de ABD de cadera, flex- ext de rodilla de 0-90 grados contra resistencia, escaleras, estar mucho tiempo sentado con las rodillas flexionadas a 90 grados.

Si el tratamiento fisioterápico no reduce satisfactoriamente la naturaleza del desalineamiento, el paciente puede someterse a un tratamiento quirúrgico.

VÍDEO: RECOMENDACIONES para la Condromalacia


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.