Los mejores consejos para combatir las lesiones

Para un deportista, las lesiones son una gran dificultad. Primero porque requieren de tiempo para ser sanadas en su totalidad, y segundo porque una reiteración de las mismas puede terminar originando problemas más difíciles de corregir. Afortunadamente, existen diferentes trucos y técnicas para facilitar el combate del dolor muscular, así como fijar pautas para el fortalecimiento del cuerpo y un desarrollo óptimo de las alternativas a la hora de lograr un estado físico aceptable.

Las lesiones son muy variadas y pueden afectar distintas partes del cuerpo, dependiendo también del tipo de deporte que practicamos. Por ejemplo, las lesiones habituales en el crossfit orientan a los entrenadores personales a desarrollar entrenamientos que eviten zonas musculares específicas que tienden a ser más vulnerables. Te contamos algunos consejos para combatir las lesiones y evitarlas, logrando un mejor rendimiento deportivo y una reducción de las lesiones y complicaciones en rutinas de entrenamiento.

Gel contra la contractura muscular

Un tratamiento generalizado y efectivo contra las lesiones es el del uso de productos en gel contra los dolores y contracciones musculares. Este tipo de cremas cuenta con distintos componentes que ayudan a anestesiar el dolor, bajar la inflamación y combatir la extensión de la lesión a otras partes del músculo. Comprar este producto para la prevención de lesiones también es recomendable, ya que los gel y cremas especializadas tienen componentes reforzadores que ayudan a mejorar el estado de los músculos y articulaciones, siempre acompañando un entrenamiento adecuado para cada disciplina deportiva que decidamos realizar.

Tratar desgarros musculares

Una lesión muy habitual entre los deportistas es el desgarro muscular. Por un calentamiento inadecuado o por una sobreexigencia del músculo, una o más partes se desprenden generando un dolor que varía de intensidad. ¿Sufres de desgarros musculares? Puedes tratarlos fácilmente en el hogar con frío y calor. Primero aplicaremos frío para reducir la inflamación y prevenir el daño extendido a otros tejidos. Se recomienda aplicar hielo por 15 minutos en la zona afectada.

Posteriormente aplicaremos el calor, aliviando la zona tensionada ya que las temperaturas altas permiten distender el desgarro muscular y estimulan el flujo de sangre y nutrientes. También, se recomienda aplicar 15 minutos de calor directo en la zona del músculo desgarrada.

Alternar entre frío y calor, terminando siempre la rutina de entrenamiento con la aplicación de frío, ayudará a una rápida reparación de los tejidos. El desagarro muscular es una de las lesiones más habituales y tienen diferentes grados de intensidad. Por eso, el tratamiento adecuado con productos específicos, cremas, geles, calor, hielo y masajes cuando fuera necesario, debe realizarse con el acompañamiento profesional.

De esta forma obtendremos las mejores guías y recomendaciones para lograr que la lesión se cure adecuadamente y de esta forma evitar la reincidencia. Una de las problemáticas más habituales en los deportistas amateurs es que las lesiones se repiten una y otra vez por no haber seguido adecuadamente las indicaciones y generando que el tejido se debilite y sea más propenso a volver a lastimarse. Una correcta recuperación es clave en nuestro entrenamiento.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.