Los primeros días de vida del BEBÉ

Los primeros días de vida del BEBÉ

Seguramente si eres una madre primeriza buscaste por Internet todo acerca de cómo puedes atender a tu bebé en los primeros días de vida. Para ayudarte en ese momento de tu vida hemos creado una guía en la que encontrarás los puntos básicos del cuidado del pequeño.

Cómo sostenerlo

A todos nos ha pasado de que un bebé recién nacido es muy frágil y delicado, pero no se debe tener miedo de tocarlo, sostenerlo o moverlo. Diferentes investigaciones demuestran que los bebés que están en brazos más de dos horas al día crecen mucho mejor y lloran menos.

Debemos tener en cuenta que los músculos del cuello de los recién nacidos no se han desarrollado bien, por eso es necesario sostenerlo de la cabeza cada vez que lo alces. También será necesario sostener su cabeza contra su hombro o con la otra mano cuando se lo lleve de un sitio a otro.

El momento del baño

Debes asegurarte de tener todos los productos para el baño, así no perderás ni un solo momento de tu niño. Los productos que debes tener en cuenta son los que no irriten su piel ni los ojos, tampoco tienes que elegir los que resequen la piel del bebé ni modifiquen su pH natural. Es importante guardarlos de manera correcta para ayudar a mantener la calidad de los productos durante su uso normal.

Cambio de pañales

A los padres suele llamarle notablemente la atención la cantidad de pañales que consumen un bebé al día. Para que lo cotidiano sea más sencillo tienes que asegurarte de tener una gran cantidad de pañales en la casa antes de la llegada del bebé. Otro punto importante es aprender a cambiar el pañal del bebé con anticipación, practicar nunca estará demás.

Cómo calmarlo

Es normal que los niños lloren alrededor dos dos horas al día por los primeros tres meses. Si bien es algo que puede llegar a desconcertarte o preocuparte es algo normal. Para poder calmarlo lo primero que se tiene que hacer es identificar la causa de su incomodidad, entre los motivos más frecuentes encontramos los gases, si tiene hambre, si necesita un cambio de pañales, si es la hora de su siesta, si se siente incomodo ante algún ruido o hay alrededor de él demasiada actividad.

Para poder calmar a un bebé con sueño o que está expuesto a demasiado estímulos se tiene que sostener contra el hombro y acunarlo de forma suave. Se le puede hablar o cantar suavemente. Tranquilizarlo con una voz suave, frotarle lentamente la espalda mientras lo haces. Se podrá cambiar de posición hasta encontrar la más cómoda y confortante.

Un punto que se tiene que tener presente es que los bebés no se moverán mucho durante las primeras semanas y puede llorar también porque no está cómodo en su cuna. Para ayudarlo a acomodarse se lo puede cambiar suavemente de posición. Pero por motivos de seguridad los profesionales recomiendan acostarlo siempre boca arriba para dormir

Cuando el bebé alcance los tres años de vida el 85 por ciento del cerebro del bebé ya se habrá desarrollado. Cada experiencia hasta ese momento ayudará a formar el cerebro del tu bebé. Las experiencias multisensoriales constantes, predecibles y enriquecedoras pueden ayudar al desarrollo saludable del pequeño.

Así que no deberá quitarte el sueño saber si se está haciendo lo ‘correcto’, lo fundamental es que se pase mucho tiempo con el pequeño involucrando los sentidos del tacto y del olfato. Así se podrán crear lazos afectivos entre ustedes dos mientras se va fomentando su crecimiento.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.